Conducta Asertiva: Por qué nos resulta difícil adoptarla

La conducta asertiva forma parte de las habilidades sociales, aquella que reúnen la manera de actuar y los pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni
ser agredidos. La forma de interactuar con los demás puede convertirse en una fuente considerable de estrés y cuando se tiene una conducta asertiva se obtiene una mayor relajación de las relaciones interpersonales.
Las causas principales por las que una persona tiene problemas para adquirir una conducta asertiva vienen por dos  motivos:
No conocer o rechazar sus derechos. Esto es causado por los mensajes que recibimos en nuestra educación y también a través del entorno y los medios de comunicación. Ejemplos son cuando nos dicen “Hay que estar callado cuando hablan los mayores” ” Es vergonzoso cometer errores” “No hay que hacer preguntas.” “Es de egoístas anteponer tus necesidades a las de los demás”. 
Estos mensajes supeditan a la persona a la opinión de los demás, en vez de centrar la autoestima respecto a uno mismo. Clasifican el mundo en ganadores y perdedores en lugar de ver a los
demás como iguales a uno mismo.
conducta asertiva
Estos mensajes que recibimos desde pequeños ya que son culturalmente asumidos, hacen que adoptemos unas creencias irracionales que nos impiden tener la conducta asertiva. Estas convicciones están tan arraigadas dentro de nosotros que surgen en forma de pensamientos automáticos y nos llevan a pensar o actuar de una determinada forma.
Todos poseemos estas creencias en alguna medida, el problema es cuando se hacen tan importantes para nosotros que supeditamos nuestra lógica y nuestra conducta a su cumplimiento.
Albert Ellis, considerado el segundo psicoterapeuta más influyente de la historia, delimitó 10 de estas convicciones y las llamó “irracionales” ya que según él, no responde a una lógica ni son objetivas.
  1. Es necesario para un ser humano ser querido y aceptado por todo el mundo.
  2. Uno tiene que ser muy competente y saber resolverlo todo si quiere considerarse necesario y útil.
  3. Hay gente despreciable que debe de recibir su merecido.
  4. Es horrible que las cosas no salgan de la misma forma que a uno le gustaría.
  5. La desgracia humana es debida a causas externas y la gente no tiene ninguna o muy pocas posibilidades de controlar sus disgustos y trastornos.
  6. Si algo es o puede ser peligroso o atemorizante, hay que preocuparse mucho al respecto y recrearse constantemente en la posibilidad de que ocurra.
  7. Es más fácil evitar que hacer frente a algunas dificultades o responsabilidades personales.
  8. Siempre se necesita de alguien más fuerte que uno mismo en quien poder confiar.
  9. Un suceso pasado es determinante de la conducta presente.
  10. Uno debe de estar permanentemente preocupado por los problemas de los demás.

Visto esto, nos damos cuenta de que el primer paso para conseguir tener una buena comunicación con los demás, lo que determina mantener buenas relaciones y la consecución de nuestros objetivos, es el conocimiento de uno mismo. La autoconfianza es imprescindible para desarrollar una conducta asertiva.

Es prioritario hacer un análisis de nuestro comportamiento y de nuestro pensamiento, para poder transformar todo aquello que nos debilita y fomentar una actitud asertiva con los demás. Romper con este aprendizaje heredado es fácil siempre que uno esté dispuesto a cambiar y a poner en práctica las técnicas adecuadas que nos ayudarán a mejorar nuestros resultados gracias a fomentar una conducta asertiva.
Cambia a una actitud asertiva con los cursos “Comunicación y Desarrollo de Habilidades” y “Asertividad”. Solicita más información pinchando aquí.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *