La zona de Confort

¿Han visto la película Revolutionary Road? Trata sobre la vida de un matrimonio americano típico de los años 50. Con una aparente vida estable, buena y normal, convirtiéndose incluso en una familia envidiada por llevar esa rutina. Sin embargo, este matrimonio nunca imaginó su vida así. Tenían otros objetivos y sueños en mente que cumplir, pero el día a día hizo que se conformaran y se estancaran, terminando en un trágico final.

Y todo  ¿por qué? por permanecer en su zona de confort. 

Puede que algunos piensen que el final de la historia de estos personajes está llevado al límite y que es exagerado. El hecho es que el permanecer en esta zona de confort, sin atrevernos a enfrentarnos a los problemas o a arriesgarnos puede llevarnos a todos a vivir una vida que no nos satisfaga y a terminar pareciéndonos a estos dos personajes.

La llamada “zona de confort” es esa trampa emocional en la que dejamos de madurar, crecer y desarrollarnos.

Cada vez que nos marcamos un objetivo elegimos dar un paso más de nuestros límites presentes, lo cual parece al principio incómodo e intimidatorio. Sin embargo, es la única manera de descubrir “quiénes somos y qué podemos llegar a ser”. Se sale de esta trampa emocional, que es la zona de confort , mediante una determinada actitud entusiasta de deseo de querer ser o querer alcanzar. Pero no basta con tener una actitud adecuada, hay que ser capaces, además, de pasar a la acción.

Cuando decidimos expansionar nuestra conciencia y afrontar nuevos retos para crear nuevas realidades, suelen salir a nuestro encuentro los problemas. ¡Démosles siempre nuestra bienvenida! Los problemas no son nunca nuestros enemigos, sino nuestros amigos.

Los problemas que se nos presentan en la vida nos estimulan a crecer.

Si en el trabajo no hubiera problemas que resolver probablemente perderíamos el empleo. Vivir es afrontar un problema tras otro.

La forma como encaramos los problemas es lo que establece la solución. Y enfrentarnos a ellos significa salir, expandir nuestra zona de confort. 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *